Search
  • TheAkarifoundation.org

La terapia genética versus la manipulación genética: ¿cuál es mejor para enfrentar a la DM?


Por Cory Renauer, The Motley Fool

9 de junio de 2019

Traducido por Kenneth Bond


¿Cuál de los dos crees que ganaría una pelea entre la manipulación genética o la terapia genética?

Pues, quizá sabremos más pronto que tarde, porque Vertex Pharmaceuticals (NASDAQ: VRTX) ha redoblado su esfuerzo en una colaboración con un pionero de la manipulación genética CRISPR Therapeutics (NASDAQ: CRSP). Vertex no terminó su gira de compras con los derechos exclusivos a nuevos tratamientos potenciales de distrofia muscular de CRISPR; también derrochó en una empresa nueva privada de manipulación genética que tiene una versión prometedora de un medicamento de distrofia muscular Duchenne (DMD) en una etapa preclínica.


IMAGE SOURCE: GETTY IMAGES.

Dos hombres en ropa de empresarios portan guantes de box. Un hombre se agacha la cabeza en derrota mientras el otro alza sus brazos en victoria.

Mientras Vertex y CRISPR se esfuerzan por reparar genes, una terapia genética de Sarepta Therapeutics (NASDAQ: SRPT) se avanza cada vez más. Aquí está la versión destilada de los argumentos de los dos métodos.


Los argumentos de la estrategia de Vertex de la manipulación genética

DMD es una enfermedad no común de pérdida muscular severa heredada causada por la falta de un gen de la distrofina funcional, el cual produce una proteína estructural que ancla las células musculares a los tejidos entre sí. Sin la distrofina funcional, pacientes comienzan tener dificultades para caminar entre los 3 a 5 años de edad, y rara vez llegan a cumplir los 40 años.

Vertex y CRISPR están tratando de reestablecer la distrofina funcional a través de derechos de licencia en todo lo que produce CRISPR que pertenece al tratamiento de DMD. Vertex también ha conseguido los derechos de licencia de otra enfermedad de pérdida muscular severa llamado distrofia miotonica tipo 1 (myotonic dystrophy Type 1 [DM1 por sus siglas en inglés]), el cual se trata de una secuencia repetitiva de tres nucleótidos que interrumpan otro gen vital a la actividad muscular.

Las terapias geneticas que insertan una versión funcional de genes son problemáticas cuando se trata de la distrofina porque es el gen humano más largo que haya. Contiene la enorme cantidad de 2.3 mil millones de pares básicas, pero solamente menos de 1% es usado para crear distrofina. Las partes importantes tampoco están en solo algunos lugares; están separadas en 89 segmentos que se encuentran a lo largo del gen.

Ya que el gen de distrofina entera no cabe en los mecanismos de entrega de hoy día, CRISPR y Vertex creen que la mejor estrategia es un tratamiento que entra a las células musculares y repara las secciones problemáticas al mismo tiempo. En este momento, CRISPR no tiene un candidato con DMD, pero la empresa privada que Vertex compro anticipadamente por $245 millones, Exonics Therapeutics, sí tiene. En investigaciones con animales grandes, Exonics ya ha usado CRISPR para reparar y reestablecer la distrofina.

Vertex dirigirá a Exoncis como un subsidiario y pagará a los ex dueños hasta $1 mil millones si sus programas de DMD y DM1 alcanzan a unas metas específicas. Eso no es cualquier cosa, pero podría valer la pena si el programa DMD es exitoso en investigaciones futuras en humanos.


IMAGE SOURCE: GETTY IMAGES. Removiendo un nucleótido con pincitas.

Los argumentos de la estrategia de Sarepta de la terapia genética

Vertex y CRISPR de hecho no han manipulado ningún ADN en células musculares de humanos todavía, pero la estrategia de Sarepta en tratar DMD ya ha sobrepasado las expectativas. En marzo, las acciones del mercado de Sarepta aumentaron rápidamente después de que la compañía diera a conocer antes de lo previsto un informe sobre los primeros cuatro pacientes que recibieron el tratamiento AAVrh74.MHCK7. Micro-dystrophin, es una terapia genética que inserta un gen de micro-distrofina funcional.

La estrategia de Sarepta no debe producir distrofina perfecta, sin embargo, los investigadores tenían razón en esperar que una cantidad adicional de micro-distrofina funcional ayudaría a mantener la estructura de los tejidos intacto. Después de 270 días, los efectos eran claramente visibles en muestras de biopsia. Además, dos pacientes redujeron considerablemente su record de correr 100 meteros, y los otros dos se mantuvieron constantes.

Todos los niños quienes recibieron el medicamento de micro-distrofina de Sarepta están desarrollando habilidades en vez de perderlas como es esperado. Si una prueba experimental continua de 24 pacientes con efecto placebo controlado en fase 3 comprueba que Sarepta no escogiera accidentalmente cada vez los cuatro pacientes con DMD más sanos, la micro-distrofina podría entrar en el mercado antes de que Vertex nos mostrara cualquier información relevante de su programa de manipulación genética.

Espacio para ambos

La manipulación del gen de distrofina entero en múltiples lugares como Vertex intenta pueda producir distrofina completa que es plenamente funcional, pero existen ciertas desventajas. Hay muchísimas mutaciones a lo largo del gen de distrofina que resulta en DMD, lo cual significa que Vertex probablemente podría llegar a solo una fracción de la población de pacientes con cualquier tratamiento individual.

Mientras que la estrategia de Vertex pueda comprobarse más efectiva para una población limitada, la terapia de Sarepta con micro-distrofina podría arraigarse antes de que Vertex tenga la oportunidad de entrar en el mercado con un tratamiento de manipulación genética enfocado en una porción limitada de la población con DMD. La terapia genética de Sarepta tal vez no sea la mejor manera de corregir cada caso de DMD, pero probablemente hará mucho más para las carteras de valores de los inversionistas a largo plazo.

0 views

Recent Posts

See All

La Fundación Akari es una organización sin fines de lucro 501c3 registrada exenta de impuestos. Una organización sin fines de lucro para niños con Distrofia Muscular Duchenne.

San Antonio,Texas Info@TheAkarifoundation.org 
(210) 538-4741